Principales diferencias entre ascensores y montacargas

Los ascensores y los montacargas son tecnologías muy similares pero pensadas para distintos fines. Para saber qué herramienta es la que nos conviene instalar, es necesario saber cuáles son las principales diferencias entre ascensores y montacargas.

ascensores y montacargas

La principal diferencia entre un ascensor y un montacargas es que no están pensados para lo mismo. El primero tiene como objetivo prioritario trasladar a personas, el segundo, mercancías y objetos pesados.

¿Qué es un montacargas?

Los montacargas, por norma general, suelen ser una plataforma simple. Esa plataforma tiene alrededor una protección perimetral a modo de cabina y no tienen puertas en la cabina. Están diseñadas de esa manera justamente para facilitar la labor de introducir y sacar la mercancía.

Los elevadores de carga suelen ser más grandes que los de pasajeros y pueden transportar cargas de entre 3.000 y 5.000 kilogramos. Incluso se puede llegar a la friolera de 10 toneladas en función del número de columnas en las que se apoya el movimiento de la cabina.

Cabe esperar que los acabados de los montacargas y ascensores de carga no sean tan refinados como los de los ascensores para el transporte de pasajeros. En el primer caso se apuesta totalmente por la funcionalidad y la resistencia. En el segundo, por el confort y la estética para las personas.

Es importante recordar que un montacargas no está diseñado para el transporte de personas por lo que está prohibido su uso para este fin. Muchas empresas y empleados, por comodidad, terminan incumpliendo la normativa lo que deriva en accidentes. Aquí la cuestión a abordar no es la inseguridad del montacargas, sino la falta de responsabilidad en el uso respeto a las indicaciones que aporta el fabricante.

Un montacargas no tiene pulsadores de llamada en el interior de la cabina. Los pulsadores se sitúan en las diferentes plantas y desde allí se envían a la planta destino.

Mantenimiento de ascensores y montacargas

Otra de las diferencias entre los ascensores y los montacargas está en el mantenimiento. Según la normativa, los montacargas deben pasar por un proceso de revisión periódica cada tres meses. El periodo de revisión de los ascensores debe ser mensual, sobre todo si se ubica en un edificio público.

Diseño y estética

El ascensor, puesto que está diseñado para transportar personas, es más agradable estéticamente. Está compuesto por una cabina de manera que lo que vemos resulta confortante. De no ser por esta cabina tendríamos un cuadro poco atractivo: veríamos paredes y cables.

El ascensor y su interior está completamente diseñado para el confort de las personas, por eso incluye botones de distinto tipo. Incluye también un teléfono mediante el cual podemos solicitar asistencia si durante su uso ocurre alguna incidencia, displays, alarma y luces de emergencia, etc.

Capacidad

Por otra parte, el peso que los ascensores pueden transportar es mucho menor. Aunque sí resultan más versátiles puesto que también pueden transportar ciertas mercancías. Eso sí, siempre que el peso total no exceda del peso límite que puede manejar el ascensor.

En definitiva, la principal diferencia entre los ascensores y los montacargas es que los primeros tienen como objetivo el transporte de personas. Esto los condiciona completamente. Instalar uno u otro dependerá, en base a lo expuesto, de cuáles sean exactamente nuestras necesidades.