Todo sobre el mantenimiento de ascensores

mantenimiento ascensor

Si eres presidente de una comunidad de vecinos, responsable de mantenimiento de un edificio o tienes un ascensor unifamiliar instalado en tu domicilio, es posible que te surjan preguntas sobre su mantenimiento.

¿Por qué es necesario un mantenimiento periódico del ascensor?

La seguridad es la razón principal. No vamos a decirte que si no haces un mantenimiento regular de tu elevador vaya a estropearse de forma que pueda ocurrir un grave accidente sus usuarios.

Lo normal es que los elevadores vengan provistos de medidas de seguridad que reducen estos riesgos al mínimo. Pero eso no hace que las posibilidades desaparezcan del todo. Especialmente si no llevamos al día el mantenimiento del ascensor.

Seguridad y ahorro

La seguridad es la razón más importante para apostar por un buen mantenimiento del ascensor, pero hay otras razones a tener en cuenta que también son bastante relevantes, por ejemplo, el ahorro.

Instalar un ascensor implica un esfuerzo económico, por mucho que cada vez sean más asequibles o dispongamos de ayudas públicas para hacerlo. Cuando un elevador se estropea, algo que si se hace un buen mantenimiento es poco probable, la reparación suele ser bastante costosa.

El desembolso del coste de las reparaciones de un ascensor estropeado es elevado y no compensa el ahorro por la ausencia de mantenimiento. Además, si no se hace un buen mantenimiento las posibilidades de que el éste se estropee aumentan.

¿Qué dice la ley?

La Instrucción Técnica Complementaria AEM 1 “Ascensores” del Reglamento de aparatos de elevación y manutención, recogida en el Real Decreto 88/2013, de 8 de febrero, marca las pautas que debe seguir el ascensor.

La ley nos obliga a llevar al día el mantenimiento del ascensor. Si no lo hacemos y ocurre un accidente, seremos los responsables del mismo. Lo que puede conllevar sanciones económicas importantes, entre otras consecuencias legales.

El titular del ascensor (su propietario o arrendatario) es el responsable de su buen estado y debe contratar a una empresa mantenedora para preservar ese buen estado.

Por otro lado, debe comunicar cualquier avería o anomalía a la empresa conservadora, así como paralizar el uso del ascensor y comunicarlo a la Administración Pública, si no existiera garantía de seguridad.

Frecuencia de las visitas de mantenimiento preventivo

Los ascensores de viviendas unifamiliares o con una velocidad no superior a 0,15 m/s han de realizar una revisión preventiva cada cuatro meses.

Los ascensores en edificios comunitarios de uso residencial de hasta 6 paradas y de uso público de hasta cuatro paradas, realizarán la revisión cada seis semanas. Salvo en algunas comunidades autónomas como Cataluña o País Vasco, donde, de acuerdo con su legislación territorial se realizará mensualmente.

El resto de ascensores la realizará mensualmente.

¿Quién debe llevar a cabo el mantenimiento?

Se recomienda que la misma empresa que instale el ascensor sea la que realice el mantenimiento del mismo. Dicha empresa será quien mejor conozca las peculiaridades y disponga de piezas de recambio del modelo que dispones.

Sin embargo, también pueden ser empresas especializadas que tengan algún acuerdo con la firma original, la diseñadora e instaladora del ascensor. En ningún caso podrá ser llevada a cabo por personal no especializado.

Inspección reglamentaria

Además de las revisiones de mantenimiento, el ascensor debe someterse a una inspección periódica realizada por un organismo de control autorizado e imparcial que certifique que sus condiciones de funcionamiento y seguridad se mantienen.

También, debe realizarse una inspección cuando el ascensor haya sufrido un accidente con daños a personas o bienes y cuando la Autoridad competente lo requiera.

Los plazos que rigen la revisión periódica dependen del tipo de ascensor:

  • En ascensores instalados en edificios de uso industrial y lugares de públicos re realiza cada dos años.
  • En ascensores instalados en edificios de más de veinte viviendas o con más de cuatro plantas se realiza cada cuatro años.
  • En el resto de ascensores se realiza cada seis años.

Si el ascensor inspeccionado presenta defectos leves, éstos se consignarán en un certificado y deben ser solucionados antes de la siguiente inspección. Si presenta defectos graves, éstos tendrán que corregirse en un plazo de seis meses y el ascensor se someterá a una nueva inspección que certifique que efectivamente se han corregido.

Por último, si presenta defectos muy graves, es decir, que constituyen un riesgo para las personas, el ascensor quedará automáticamente fuera de servicio hasta que se haya reparado y se someta a una nueva inspección.

Todo sobre el mantenimiento de ascensores
4.8 (95.38%) 13 votes