Ventajas de un ascensor doméstico

Uno de los cambios más determinantes en el sector de los ascensores es el del coste de adquisición de los mismos. Hace algunos años, contar con uno era algo que decidían familias con algún integrante con movilidad reducida o personas con un alto poder adquisitivo. Ahora, cualquier persona que crea que puede beneficiarse de las ventajas de un ascensor doméstico, puede acceder a uno.
Dimensiones mínimas de un ascensor

Definiendo el concepto del ascensor doméstico

No, definitivamente no es lo mismo un ascensor doméstico o unifamiliar que un ascensor tradicional. Ambos tienen objetivos diferentes y, por tanto, presentan características distintas.

El ascensor tradicional, puesto que está pensado para un uso intensivo por muchas personas, es más rápido. De hecho, se mueve a una velocidad entre 1 m/ s y 0,6 m/s. El ascensor doméstico lo hace una velocidad de 0,15 m/s, algo que se justifica, en gran parte, porque no está pensado para desplazarse entre muchas plantas.

Ventajas de los ascensores domésticos frente a los tradicionales

Menor consumo energético

Una de las principales características de los ascensores domésticos, y que los diferencian de los tradicionales, es que consumen mucho menos en lo que a electricidad se refiere.

Instalación más sencilla

Otra de las principales ventajas de los ascensores domésticos, aparte de su menor consumo energético, es que su instalación no requiere una gran cantidad de obras. De hecho, resulta mucho más sencilla y rápida de llevar a cabo que la que requiere un ascensor convencional.

Menor coste de mantenimiento

El ascensor doméstico consume menos en todos los sentidos. Aparte de ser más económico a la hora de adquirirlo y de consumir menos electricidad, requiere menos gasto en tareas de mantenimiento.

Hay que destacar que mientras que los ascensores convencionales requieren un mantenimiento mensual, los domésticos lo hacen cada cuatro meses.

Precio más asequible

El precio de adquisición de los ascensores domésticos resulta otra gran ventaja. Es mucho más económico que el de un ascensor tradicional. Los requisitos de obra son mínimos, así como los de mantenimiento lo que hace que las cuentas sean muy favorables.

Mayor optimización del espacio disponible

Otras de las grandes ventajas de un ascensor doméstico es que se suelen fabricar a medida y los mecanismos que se utilizan para hacerlo funcionar son menores. Esto permite aprovechar mucho mejor el espacio del que se dispone. Un ascensor doméstico, además, se puede instalar sin foso o con un foso pequeño. Es decir, no requiere tanto espacio como uno tradicional.

Menor cantidad de requisitos para su instalación

Este tipo de ascensores requieren menor cantidad de requisitos para ser instalados. Esto se debe a lo que mencionábamos sobre la posibilidad de instalar un ascensor doméstico sin foso. También porque no requiere más de 2,30 metros de margen de altura para funcionar.

Muchos propietarios se han visto en la necesidad de abrir el techo de la casa y el tejado para poder cubrir el requisito de altura que exigen los ascensores convencionales. Este está alrededor de los 3,60 metros, dato que nos permite comprender completamente otro de los grandes puntos fuertes del ascensor doméstico.

Otras ventajas que no deben pasarse por alto

Para finalizar, creemos que es importante resaltar otros aspectos clave de los ascensores domésticos. Uno de ellos es el hecho de que mejora notablemente la accesibilidad de las personas, sea cual sea su grado de impedimento. La comodidad que ofrece al resto de habitantes de la vivienda tampoco puede pasarse por alto. Por último, cabe destacar que actualmente existe una gran variedad en cuanto a diseños por lo que pueden ser casi personalizados al 100%.

En Dictator somos expertos en la fabricación e instalación de elevadores para viviendas unifamiliares. Si estás pensando en instalar uno en tu domicilio contacta con nosotros y elaboraremos un presupuesto a medida y sin compromiso.